Check out our work

ARTÍCULOS DE INTERÉS

GALÁPAGOS

PESCA INCIDENTAL

ENERGÍA

FUTURO ENERGÉTICO MUNDIAL

Check out our work

ARTÍCULOS DE INTERÉS

AGENDA 2030

Nuevas propuestas o viejas recetas con nuevos discursos

MUJER Y REFLEJO 26

POLÍTICA AMBIENTAL

SUS INSTRUMENTOS Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

La pesca incidental es  la captura no intencionada de peces y especies marinas,  con alto valor ecológico, resultado de las prácticas insostenibles de pesca.

Reducir la captura incidental de tortugas en las redes de enmalle, reducir la captura  de tiburones, aves marinas y más en los palangres utilizados para la pesca, han sido temas de discusión por décadas.

La pesca incidental y de descarte genera gran afectación a especies, hábitats y ecosistemas marinos. Mamíferos, tiburones, aves y tortugas marinas mueren todos los años como resultado de la pesca incidental. El descarte de peces juveniles, que al irrumpir su ciclo de vida normal alteran el ecosistema marino, degenera en la reducción del número de individuos de las poblaciones lo que implica reducción del potencial pesquero futuro.

En el Ecuador se prohíbe el uso del arte de pesca denominado “palangre tiburonero”, sin embargo, está permitido el almacenamiento, comercialización y transporte de aletas de tiburón proveniente de la pesca incidental de embarcaciones registradas en la Subsecretaría de Recursos Pesqueros. 

El resultado de las políticas de regulación implementadas en Ecuador, sobre las artes de pesca y captura incidental,  no han incidido en la deseada reducción de la pesca incidental, sino más bien se registra el incremento sostenido de comercialización de aletas de tiburón, ya que lo que se advirtió en su momento ocurrió: el permitir el almacenamiento y comercialización de aletas de tiburón incentivó la “pesca incidental”, puesto que facilita su comercialización. Esto es sin duda un incentivo “solapado” al uso de artes de pesca ilegales que devienen en “pesca incidental” como el palangre, posibilitando que la pesca ilegal se registre como incidental.

El mundo está experimentando una transformación hacia un futuro energético más inclusivo, seguro, rentable, sostenible y con bajas emisiones de carbono. Uno de los componentes críticos es la energía renovable.
La transición energética no es simplemente un cambio de fuentes de combustibles fósiles a fuentes de energía renovable. Es indispensable la voluntad política para la implementación de estos cambios y el
arduo y largo recorrido en la innovación tecnológica necesaria.

La Agenda 2030

La Agenda 2030, según la CEPAL, “pone a las personas en el centro y busca un desarrollo
sostenible global con un enfoque de derechos y bajo una alianza universal renovada donde todos
los países participan por igual” (N. U CEPAL)

Ya en el año 2012, se evidencia que el sistema económico insostenible vigente está basado en la poca o ninguna protección al ambiente, pero ni entonces, ni ahora se explicita suficientemente las ineficiencias en cuanto al uso de energía, agua, biodiversidad, bosques, y otros; muchas de ellas asociadas a las actividades industriales expansivas de las grandes empresas extractivistas que han agobiado a la región por muchos años. “El actual sistema de desarrollo es insostenible, de ahí que el cambio estructural necesario hace énfasis en un gran impulso en la protección del ambiente”. (N.U CEPAL, 2012).  

 El modelo de producción que persigue crecimientos infinitos, incremento del comercio, incremento de la producción sin internalización de costos ambientales asociados, no responde a las necesidades de la región, a pesar de que éstas sean grandes y urgentes.

Sobre el precario desempeño comercial, se da por supuesto un deseable incremento, pero cabe preguntarse si es deseable incrementar el comercio en la región, a pesar de que la región se alinea con el modelo basado en el incremento del comercio de bienes cuya producción implica una ingente presión sobre los recursos naturales, principalmente agua, suelo y bosques. La pregunta es entonces: ¿En qué tipo de producción orientada al comercio debería incursionar A.L? En agricultura intensiva con presión sobre el recurso suelo y agua y cuyos precios internacionales no dan cuenta del costo ambiental asociado?, En mayores bienes minerales cuyos precios no reflejan tampoco los costos ambientales implícitos, y menos ahora con la caída de los precios internacionales?. En comercio de bienes industriales de un sistema de producción “precario” comparado con el de los países de la OCDE, que además es nefasto desde el punto de vista energético y de contaminación? En modelos intensivos  en producción para el comercio como ha decidido realizar China, con los costos ambientales energéticos y de contaminación innegables? 

MUJER Y REFLEJO 26

La política ambiental: sus instrumentos y el cambio climático

La política ambiental está determinada por los objetivos de desarrollo que la sociedad se ha planteado. Si estos objetivos no están claramente definidos, la “agenda política en materia ambiental” de un gobierno no puede contribuir a alcanzarlos. Cuando estos objetivos de desarrollo están claramente formulados (al menos en el discurso) la agenda ambiental de un gobierno contribuir a alcanzarlos, siempre y cuando cumpla una segunda condición necesaria,  seleccionar los instrumentos adecuados para operacionalizar actividades. Los instrumentos de política ambiental requieren ser eficaces, es decir que su aplicación permite conseguir que los niveles de contaminación y degradación ambiental se acerquen a la meta fijada, pero no a cualquier precio, por lo que otra característica de los instrumentos de política ambiental es la eficiencia es decir deben alcanzar el objetivo propuesto con el mínimo coste posible,  en términos de productividad perdida y pérdida de bienestar para el conjunto de la sociedad.
Los instrumentos de P.A consideran la “equidad”. Ser equitativos en la distribución de los costes de reducción de la contaminación y la conservación. No deberían estos costos ser cubiertos por un colectivo social distinto del que percibe el beneficio de la mejora ambiental, en síntesis “no deben empeorar la distribución de la renta”.  Es muy difícil, por no decir imposible, encontrar una política ambiental que satisfaga todos estos requisitos: eficiencia, eficacia, equidad, compatibilidad con el desarrollo sostenible; en algunos casos, alcanzar uno de estos requerimientos se contradice con la consecución de otro. Existen alternativas. Los instrumentos de “regulación de mercado o instrumentos económicos”, y los instrumentos de “vigilancia y control o normativos- comando y control”, presentan varios grupos de instrumentos de política que cumplen algunos de estos requisitos expuestos.